Yin Yang
Historia del I Ching

Nos referimos al código binario que determina la Rueda de los Acontecimientos conforme al Tao, el Diseño Interior.

La sabiduría china parte de una realidad inmutable y trascendente, el Sentido Último de todo cuanto existe, al que llama Tao. Este Tao, Dharma, Ley Viva esencial, penetra en todos los órdenes de la realidad manifestada, a partir de una polaridad básica a la que designa como Yin Yang: tinieblas-luz, negativo-positivo, el primer par de complementarios interdependientes que crea la Fuerza Original para desenvolver toda la sucesión de fenómenos y circunstancias que el sabio estudia, descifra y enumera a través de las operaciones mentales posteriores a la contemplación de la vida en manifestación.

En los textos más arcaicos se llama al Tao, el Sentido Primero y Último de la Vida, la Gran Tiniebla y la Gran Madre, lo que nos retrotrae al período que los antropólogos llaman de cultura matriarcal, previo al que desde hace cinco mil años (con la entrada en Kali Yuga) rige las relaciones y condiciona la visión de la actual humanidad, de cultura patriarcal y solar. Esa designación de Gran Tiniebla y Gran Madre está presente en los archivos de la tradición esotérica de la misma manera que en el Taoísmo. Lao Tse sugiere también esta connotación del Tao en su Tao te King.

El Tao penetra hasta el último átomo de materia y se extiende hasta los confines del universo y de la consciencia, por lo cual se lo relaciona con las aguas primordiales de todas las tradiciones cosmogónicas, aguas o energía primordial que fluye inagotablemente alcanzando a impregnar toda la Creación. 

En el Libro de los Cambios, los esoteristas chinos que encontraron la base numerológica de los hexagramas clasifican con los números impares (del uno al nueve) a todos los aspectos Yang o celestes y con los números pares (del dos al diez) a todos los aspectos del Yin. Terrestres. Para crear la sucesión hexagramática partieron del número tres (3) en el que integran el cielo y la tierra (1 + 2) y que representa la tríada formativa del oráculo: cielo, tierra y hombre. Por un lado, de esta tríada original básica surge la necesidad de la configuración de los trigramas.

Desde otra perspectiva este código binario parte del uno o punto, la expresión mínima del espacio. A los efectos de la graficación racional se extiende en forma de línea continua para expresar la polaridad positiva Yang, lo continuo y creativo, y en la forma de dos líneas separadas por un espacio en blanco. En esta línea abierta o Yin están presentes las tres fuerzas de forma separada en dos líneas y un espacio vacío, en tanto en la línea continua Yang están presentes las tres fuerzas en tanto unidad indisoluble o condición espiritual de la realidad. Por lo tanto, la línea continua es integradora y constructiva, y la línea discontinua es desintegradora y destructiva. Esto se halla perfectamente expresado en las nociones morales de «sí» y «no». En el «sí» está la Creación en condición de unidad y totalidad indiferenciada o espíritu. En el «no» está la Creación en tanto separación y serie de fenómenos, propios de la naturaleza.

En el periodo de la dinastía Han, floreció la ciencia mágico naturalista del Taoísmo y las indagaciones y permutaciones de las relaciones numéricas de los hexagramas se vincularon a los cinco elementos (agua, madera, fuego, metal, tierra). Esta escuela esotericista en el estudio del Libro subsiste en algunos registros de las Diez Alas, como en los llamados planos del río Amarillo y sus relaciones con los elementos son presentadas en forma de círculo de poder o mandala.

Se ha desarrollado con el tiempo toda una ciencia meditativa y de reflexión a partir de estas configuraciones y la rueda del Cielo Previo y Posterior, diseños donde se sitúan los ocho trigramas en relación con los puntos cardinales y las estaciones, antes de la manifestación, es decir, en la Mente Divina y de modo ideal (en el Cielo Previo) y en la Manifestación (Cielo Posterior). Los magos taoístas penetraron en el curso interno de los signos y símbolos y fueron capaces de desarrollar toda una amplia literatura cifrada sobre el valor adivinatorio y mágico del Libro. De esa literatura abstrusa para el no iniciado, sobreviven aquí y allá las versiones de distintos libros añadidos al I Ching que sirven a los efectos adivinatorios.

En Occidente se ha distorsionado grandemente el valor de este período histórico, especialmente porque los comentaristas de mayor prestigio que visitaron China solían ser clérigos europeos, como en el caso de Legge y R. Wilhelm. Si bien la contribución de este último es fundamental, especialmente para descubrir con riqueza y penetración el dominio ético y sapiencial del Libro de las Mutaciones al público culto occidental, sus prejuicios religiosos lo inhibieron de investigar en el período Han, en lo que sobrevivió a una persecución y quema imperial posterior, lo cual hubiera resultado invalorable para el uso práctico del oráculo y la comprensión cabalística del mismo.

Artículos relacionados

En Esoterismo se enseña que todas las creaciones humanas, ya sean objetos o documentos, por haber sido proyectados por la mente y animados por los deseos y sentimientos de distintas personas
El método que proponemos consiste en escoger una pregunta de las que a continuación se exponen y plantearla al oráculo. Se habrá de identificar la respuesta que le corresponde en cada Hexagrama, sencillamente buscando el Número de Orden de la pregunta.
Es imperioso, en razón de las múltiples dificultades y los obstáculos que surgen en el camino del estudiante, que situemos aquí este capítulo sobre los mismos y sobre cómo superarlos. La consulta es siempre una autoconsulta, como ya se explicó,
Para la definición de la pregunta se sugiere también el empleo de la percepción visual y cognitiva de todo lo implicado en la consulta, de modo de volver activas las fuerzas en depósito en nuestro mundo interior.
Como en un espejo, las cosas resultan imágenes invertidas del orden celeste. La ley hermética de correspondencia: «así arriba corno abajo» se aplica en los niveles físicos y psicológico
El I Ching es a la vez un libro sapiencial y oracular. Es fundamentalmente sapiencial en el espíritu de sus sentencias de sabiduría (Imágenes, Juicios, Dictámenes, Comentarios a la Decisión)
La rueda del Cielo Posterior, la rueda de Samsara del Buddhismo, la rueda de la vida que interpretan los sabios comentaristas del oráculo, sigue un orden y una secuencia prefijados.
El Libro de los Cambios ha sugerido a los sabios de la antigüedad el conocimiento de las leyes morales y naturales que rigen la vida organizada. En los comentarios aquellos sabios interpretan
Tarde o temprano habremos de descubrir que la obediencia inteligente a los consejos del oráculo es el único camino para atravesar la dificultad de comprensión, así del Libro como de la propia existencia.
En el estudio teórico de las dos líneas básicas y primarias de las que surgen las combinaciones y permutaciones que constituyen los trigramas y hexagramas, se puede decir con propiedad que la línea continua Yang representa la energía en estado libre
Ampliando el concepto metodológico en torno al estudio particular y general de los comentarios y de las líneas, como sugerimos, mediante el empleo de una actividad expresiva, ya sea en el dibujo como en cualquier otra disciplina
Los orígenes del Libro de las Mutaciones se remontan a una Edad de Oro que la Tradición Oculta vincula con la llegada al mundo de Seres Humanos completos, a fin de proporcionar a la surgente Humanidad instrucción y conocimiento
Un libro creado a partir de la contemplación de los nóumenos o ideas espirituales y de los fenómenos físicos asociados, nos sugiere natural y directamente la enorme utilidad y aplicabilidad que entraña
En la escuela Lixue del siglo XI, a la que acudiremos en auxilio en muchos pasajes de nuestra obra, el Tao es presentado como el Diseño interior, la Inteligencia y el Sentido en torno al que se configuran las relaciones
Además del estudio intelectual modelado por el propósito más noble que podamos concebir, cabe destinar unas palabras al poder suscitador y luminoso de la llamada resonancia mental. Se trata de los sonidos o imágenes mántricas
Los arquetipos celestes (éticos y noéticos) y las correspondencias terrestres (tramas de las relaciones factuales). Sincronicidad: de lo intrapersonal a lo interpersonal.
Los libros sapienciales, o libros de la Sabiduría, contienen el canon del orden moral universal y arrojan luz sobre las influencias del espíritu en la vida del hombre y de la comunidad.
Desde el punto de vista de la tradición religiosa oriental, los ocho trigramas básicos representan a fuerzas espirituales, cada una de las cuales tiene un determinado dominio o influencia sobre los hombres y la naturaleza
Se escogen 50 troncos de artemisa perfectamente redondeados. Se retira uno. Este es en sí mismo la unidad más allá de la cual tienen lugar las permutaciones de la Creación, es el Tai Chi. De modo que es el Testigo del Cielo ante el cual se ejecutan las manipulaciones de las varillas.
La mayor parte de las personas que consultan al oráculo profesionalmente en Occidente se basan, como en todas las artes adivinatorias, y ésta no es una excepción, en la impronta o impresión que la energía del aura
En los Comentarios conocidos como Las Diez Alas, se señala respecto al trazo inicial y al final de cada hexagarama: «El trazo inicial es difícil de conocer (de identificar).
Todo estudio de un libro sapiencial procura introducir en la esfera in- terna de la mente nuevos influjos de inspiración, capaces de evocar la luz y la comprensión del orden
La sabiduría china parte de una realidad inmutable y trascendente, el Sentido Último de todo cuanto existe, al que llama Tao. Este Tao, Dharma, Ley Viva esencial, penetra en todos los órdenes de la realidad manifestada
Anterior
Siguiente

Descubre nuestras promociones

APROVECHA LOS DESCUENTOS Y PRECIOS ESPECIALES
Pagos seguros en nuestra tienda online

Compatibilidad

Consulta la compatibilidad con el signo del sodiaco